Datos personales

23 de mayo de 2012

Tus manos


Hoy, recostada en el regazo de tus recuerdos, dormito soñando con tus manos.
Manos que aprendieron  la cadencia y la maternidad de las cosas.
Manos que crearon arte con tesón y con la infinitud del tiempo, 
que criaron con suavidad y fortaleza.

Me pierdo en los recovecos de sus líneas,
en sus venas hinchadas de orgullo. 

Largos dedos como nubes que alcanzan el cielo
retorcidos ya de dolor como un capricho de Munche

Manos que intuían sollozos, que rozaron ternuras.
Manos que adivinaban adolescencia y abrojos
Manos abiertas.  Siempre
Manos que nunca dijeron adiós.

Hoy,  te entrego mis manos acariciadoras
Arropo tus mejillas sonrientes y a la luz de tus ojos, me veo inmensa,
como tus manos.

18 comentarios:

Tano dijo...

Mano acariciando versos que acarician con tacto de seda la piel del corazón del alma de una madre, o quizá de una abuela también madre al fin y al cabo.

Si Munch hubiera tenido que expresar tus versos en un capricho se hubiera quedado en blanco al verse totalmente impotente. Tu foto nó, tu foto lo expresa.

Permíteme que bese tu sensible mano de artista completa, y no es por capricho.

Huellas dijo...

De una madre si, y abuela por ley de vida. Gracias Tano por compartir tu caricia trasnochadora.

Muchos besazos

susi underground dijo...

Las manos de quien ama la vida, la acuna, la cuida y la concibe bella, a pesar de los abrojos.
Cómo me gustan tus versos, tan cálidos... Hermosa fotografía, hermosa de verdad.

Juan Carlos Ventura dijo...

Conmovedor, emotivo... Esas manos de una madre ya envejecida, estrechándose a las tuyas... como ya te dije una vez tus imágenes cuentan muchas cosas, y esta vez nos has regalado este poema lleno de ternura, amor y mil caminos abiertos a los sentimientos.

A mí especialmente me ha emocionado. Mi madre, que siempre ha sido una gran madre para mí y mis hermanos, se encuentra ahora en una residencia para la 3ª edad, afectada por una enfermedad degenerativa parecida al Alzehimer, y he visto mi mano y la suya en esta bella imágen.

Un Fuerte abrazo. Tienes una gran sensibilidad y muy buen talento. No dejes de darnos estos regalos.

Huellas dijo...

Aunque no firmaras tus comentarios adivinaría que eres tú Su, la sensibilidad de tu ojo con gran angular llega hasta lo más hondo de tí.
Gracias por dejar esos trocitos de ti que tanto aprecio.

Un besazo

Huellas dijo...

La mía no está ingresada porque tengo la suerte de que mi hermano la mima y la cuida, a pesar de los sufrimientos que esas enfermedades crueles, por qué no decirlo, nos dejan.
Compartir estos momentos con personas como vosotros es una joya JC. y me alegra profundamente que de algún modo puedas sentir lo que para mi significa acariciar esas manos.
Te envío una caricia llena de cariños

Jesús ruiz dijo...

Buena foto y mejor poema

Huellas dijo...

Gracias compañero.
Un beso

El Brujo de Letziaga dijo...

Genial Ana...la emotividad de tus versos me llegaron y eso significa que he leído un poemazo. Además mientras lo leía pensaba en mis ancestros;en mis abuelas cuando a la chita callando me pasaban cinco duros de sus manos a las mias sin que nadie lo viera, en sumo secreto, y ahora en mi madre.

Saludos

Huellas dijo...

La imagen de la amuma que me invitas a imaginar es de lo más entrañable.
Somos muy afortunados los que hemos disfrutado de ese cariño que tanto ayuda en la vida.
Un abrazo Brujo

El sueño de Gilgamesh dijo...

Es entrañable, precioso y me ha hecho pensar en las manos de mi madre, en todo lo que esconden. Gracias por compartirlo. Un saludo.

Huellas dijo...

Muchas gracias a tí por acercarte a mi rinconcillo y por compartir lo que te ha llegado.
Además me has dado la oportunidad de visitarte y ha sido como respirar aire fresco una mañana de verano.
Un abrazo.

tecla dijo...

Las manos lo dicen todo, Huellas. No me extraña que te sientas conmovida con estas manos tan plenas de vivir y de amar, de sacrificarse, de gozar y padecer.
Ha sido para mi una buena notici tu existencia.
Un abrazo.

Huellas dijo...

Que lindo tu comentario Tecla. Después de leer tu poema a la bebita, te intuyo muy cercana a manos que aman.

Un abrazo

Anónimo dijo...

Te felicito por el verso y la fotografía que sólo acompañan tu sensibilidad.

Un abrazo

st

Huellas dijo...

Gracias st, algo me dice que si lo captas es porque tú también la tienes

ana

elpoetaartesano anónimo anónimo dijo...

Tiernas y firmes manos curtidas por la vida, y que acaricias con tus manos y dulces palabras. Yo como artesano valoro mucho las manos. Supongo son de tu madre, y eso si que hace más especiales tus letras y el sentimiento que derramas en ellas, tienes linda sensibilidad Ana que transmites. Un placer dejar mi huella en tu espacio. Abrazos.

Huellas dijo...

El placer es mio amigo, y sí son nuestras manos las que se unen.
También ella era de alguna manera "artesana" tengo más de 100 óleos en mi casa que ensimismaron muchos de sus últimos años de conciencia, ahora está pero muchas veces no se sabe dónde, aún así, sus caricias siguen transmitiendo todo el amor de una madre que entrega todo por sus hijos.

Un abrazo con cariño