Datos personales

27 de octubre de 2012

Ecce Homo



Oigo el jolgorio macabro que se esconde en mi conciencia
 cuando ofrezco desatar los clavos 
que ajustician tu aguerrido cuerpo

Me retumba la risa de las baldosas cuando ofrezco mi ofrenda...

....dar

 a quien codicie mi gozo para que refleje en tus ojos su sonrisa, 
para que se nazca trascendiéndome y se despierte en tí, 
olvidando este sueño que dio comienzo hace ya
 ....muchas vidas






8 comentarios:

Tano dijo...

La antítesis total del Ecce Homo de Borja, jajaja, menos mal.

Logradísima tu imagen en grises y unas palabras de las que me causan un extraño escalofrío desde el bulbo raquídeo hasta el coxis.

Muuuá, primita.

Huellas dijo...

Jajajaja, debo de vivir en la higuera, cuando a mi vuelta de vacaciones, en el trabajo me comentaron lo del ecce homo de Borja y se me quedó cara de vaca que pasta en el prado, mis compañeros alucinaban, pero tú dónde vives, no es posible no haber oído la noticia. Pues así era.
El mío tiene más que ver con el de Friedrich W. Nietzsche, y sí, ayer se lo leí a mi hermano y me decía que definitivamente se me ha ido la olla. Bueno, raras o no, deja sensaciones y eso es lo que vale. Gracias primo, me encanta la tuya.
Besotes

elpoetaartesano anónimo anónimo dijo...

Risas y jolgorio en la conciencia ante la liberación que se ofrece.
Deseos de sonrisas que te transcienden cuando se reflejan en el otro que también es nosotros.
Un abrazo Ana, que la vida ronría para poder reflejar su sonrisa.

Huellas dijo...

Gracias de nuevo no ya tan anónimo.
Y sí , en definitiva somos espejo. Hay ironía y amargura pero hay intento.

Un abrazo para tí también, poeta de arte sano. Un placer tu visita

ludmila dijo...

Hermoso, un placer recorrer tus azules. Beso.

Huellas dijo...

Hermoso es encontrarte en mis azules. Muchas gracias Lu

Mi cariño

Sergio dijo...

Huellas, mencionas algo que comenzó hace ya muchas vidas y yo creo que es así. No somos de ahora somos de siempre y las vidas pasadas se reflejan aunque no estemos conscientes de eso.

Un gusto leerte.

Serge.

Huellas dijo...

Si, en nuestras células hay mucha historia grabada.
Gracias por pasar Serge y por comentar.

Un abrazo